El Proyecto

La violencia contra las mujeres en el ámbito de las relaciones de pareja es consecuencia de las desigualdades de género estructurales existentes en todo el territorio andaluz en la sociedad. Las mujeres que sufren esta violencia acudirán con frecuencia a los servicios sanitarios cuyos profesionales pueden y deben desempeñar un papel clave en el apoyo a estas mujeres. Actuar frente a la violencia contra las mujeres requiere una formación adecuada, siendo la Red Formma la responsable de la misma.

La Comisión contra la Violencia de Género del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud elaboró, en el año 2007, y actualizó en 2012, el Protocolo Común para la Actuación Sanitaria ante la Violencia de Género, a partir de cuya adaptación, la Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública  de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, publicó en 2008 el Protocolo Andaluz para la Actuación Sanitaria ante la Violencia de Género, y, en 2012,  el Protocolo  Andaluz de Actuación desde el Ámbito de las Urgencias.

La formación impartida por la Red Formma esta dirigida a la correcta implantación de dichos protocolos, siendo su objetivo Contribuir con medidas específicas, a través de la formación y desde el ámbito sanitario, a la prevención, el diagnóstico precoz y la atención integral a las mujeres que están en situación de maltrato en Andalucía.

A partir del año 2008, al grupo de docentes constituido inicialmente (grupo de referencia) se han ido incorporando profesionales que han realizado el curso de Formación para Formar. La alta motivación y sensibilización del alumnado en estos cursos, junto con una coordinación eficaz, han facilitado el éxito de esta estructura de formación.

Esta red de personas formadoras ha impartido cursos de Sensibilización  y cursos de Formación Básica, extendiendo la formación en el abordaje del maltrato contra las mujeres a todas las provincias andaluzas, los diversos perfiles profesionales, y los diferentes niveles de atención y centros sanitarios del SSPA (atención primaria, hospitalaria, urgencias, etc.).

La Red Formma incorpora en su marco de referencia el enfoque de género, y, como herramienta, el uso no sexista del lenguaje. Introducir la perspectiva de género en el análisis y en la intervención sanitaria  sobre la violencia contra las mujeres supone reconocer que la violencia contra las mujeres tiene causas estructurales y no se debe a rasgos singulares y/o patológicos de una serie de individuos.  El origen de la violencia contra las mujeres es la construcción social de género que define las identidades, atributos, roles y espacios en función del sexo, establece como han de ser las relaciones de poder entre hombres y mujeres y perpetúa la superioridad de los primeros sobre las segundas, legitimando así la violencia como mecanismo instrumental para mantener el status quo.

Last modified: Thursday, 29 January 2015, 9:20 AM